Plaza Vieja Alejandro, la última apuesta del chef Alejandro Sánchez poseedor de 1*Michelin

Plaza Vieja Alejandro

La nueva apuesta del chef Alejandro Sánchez, empieza con fuerza. Ubicado en pleno centro de Almería, concretamente en la Plaza de La Constitución, antiguamente la Plaza Vieja, de ahí el nombre de Plaza Vieja Alejandro. Rodeado de un hotel con sólo 10 habitaciones y unos baños árabes, en una construcción que data de principios del siglo XIX.

Al entrar a Plaza Vieja, nos reciben perfectamente, preguntando si tenemos reservas, ya que está normalmente siempre lleno. Con una apuesta elegante, con colores verdes, blancos y grises, además, la bodega y la cocina a la vista del cliente. Nos sorprende que se puede comer dentro de la barra, si exactamente, podemos degustar la comida basada en platos típicos de Almería, a ambos lados de la extensa barra de madera que tiene este establecimiento.

Pero sin duda, el servicio no pasa desapercibido, a cargo de Miguel Ángel Piorno y un batallón que se mueven sutilmente en la sala, como pez en el agua. Explicando a los clientes cada platos, haciendo hincapié en los ingredientes, elaboración y el maridaje perfecto, para gozar en cada momento. Aportando sus puntos de vista en todo momento.

En la cocina, comandando Alexis Asenjo, jefe de cocina y persona de confianza de Alejandro, que ha depositado todos sus conocimientos para que sea una experiencia tan agradable como la de su restaurante, ubicado en Roquetas de Mar. Proponiéndonos platos tan ricos como Tabernero de setas con huevo de corral, que consiste en un pisto tradicional con setas y huevo a baja temperatura, con un toque de chile chipotle, punto que ha traído Alejandro desde su estadía en México, Revuelto de calabacín y bacalao, destacando en este plato la espuma de yema de huevo y Carpaccio de presa ibérica de bellota con helado de mostaza, una combinación sorprendente para el paladar. Pero entre otros, destacaría el Calamar de potera “Tapao”, un plato sencillo tal como dice Alexis, pero sin duda a cualquiera no nos sale tan rico como a ellos, confitado a fuego muy lento, en un aceite de ajos asados y canela, conservando el propio calamar, las propias huevas del desove, marcando la excelente y primera calidad de este sitio.

Ya llega la hora del postre, y la crema de mascarpone, chocolate³, al cubo, como lo llaman ellos, y el drácula, sorprenden. Este último, basado en una crema de vainilla salvaje, peta zeta y espuma de frambuesa. Postres que sin hambre, apetecen con sólo mirarlos.

Pero esto no es todo, Miguel Ángel ofrece para lo más atrevidos, un menú de los platos más representativos de Alejandro, con vinos seleccionados. Pero antes de marcharse de Plaza Vieja Alejandro, probar el mojito, elaborado con un ron agrícola, que verdaderamente te insita a beberte otro más….y….

Sin duda, Alejandro sobresale con esta apuesta gastronómica en pleno centro de la ciudad de Almería, recomendable y repetible para cualquier ocasión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.