El Basque Culinary Center se pone de largo en Perú

Ferran Adrià junto a otros miembros del BCC durante un acto de la feria Mistura. :: REUTERS

El Basque Culinary Center (BCC), la primera facultad de Ciencias Gastronómicas de España que se inaugurará en San Sebastián a final de mes, ha vivido este fin de semana su puesta de largo en la feria Mistura de Lima, en Perú. El centro, dependiente de la Universidad de Mondragón, abrirá sus clases el 3 de octubre para los 56 alumnos que componen la primera promoción, pero ya antes de su arranque oficial se ha puesto de largo en este evento gastronómico, referente a nivel mundial para los expertos en el arte de los fogones.

Ocho de los nueve cocineros que componen el comité asesor internacional del BCC se han reunido en la feria y, tras varios debates, han suscrito un documento que en principio iba a llamarse ‘la Declaración de Lima’, pero que finalmente quedó en ‘Carta abierta a los cocineros del mañana’ al sonar menos pretencioso. Al frente del órgano que asesorará a la nueva facultad y centro de investigación está Ferran Adrià, considerado el mejor chef del mundo. Le acompañaron en Lima el resto de miembros del comité, apodado el G9: Alex Atala (Brasil), Dan Barber (Estados Unidos), Massimo Bottura (Italia), Yukio Hattori (Japón), Rene Redzepi (Dinamarca), Michel Bras (Francia) y Daniel Acurio (Perú). El británico Heston Blumenthal también forma parte del G9, pero no pudo venir a la cita.

«No vamos de ‘sobrados’»

Adrià y sus colegas se reunieron en la feria para redactar esta declaración y estudiar la marcha de la nueva universidad vasca. En el texto consensuado, los cocineros se muestran dispuestos a mejorar el mundo. «La cocina es más que alimentarse o que la búsqueda del placer; la cocina constituye una poderosa herramienta de transformación y cambiará la alimentación del mundo gracias al trabajo conjunto entre los cocineros, los campesinos y los consumidores».

El documento fue presentado ayer en Lima por los propios cocineros en un acto multitudinario y festivo dentro de la feria Mistura. Pensado como «referencia» para los jóvenes que serán «los cocineros del mañana», el texto recuerda al futuro chef que «tienes la responsabilidad de defender la naturaleza y proteger la biodiversidad». Asimismo, defienden las prácticas sostenibles «en la tierra y en la cocina» en busca de «un sabor auténtico».

La carta pide a los cocineros que compartan sus conocimientos con el público y reclama a los profesionales «autenticidad, humildad, pasión, principios éticos y valores». Humildad. Es la preocupación que los ‘cracks’ como Adrià y los cocineros artistas como el italiano Bottura repitieron una y otra vez en las deliberaciones del G9, a las que pudimos asistir en parte algunos periodistas. «No puede parecer que somos unos ‘sobrados’ que venimos a decir la gente qué tiene que hacer, y menos a cocineros que bastante tienen con llegar a fin de mes con el negocio abierto», reconoció Adrià.

Fuente: Mitxel Ezquiaga para elcorreo.com
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.