Emoción para degustar el Basque Culinary Center

Más de 200 invitados visitaron el BCC tras un acto que mezcló discursos, música y originalidad. La presentación social, ayer por la tarde, se convirtió en un homenaje a «todas las personas que han cocinado» el proyecto

Garitano, Izagirre y Arzak. :: TELEPRESS

«El día cero de una jornada que pasará a la historia de la gastronomía», como dijo ayer Andoni Luis Aduriz, mezcló los ingredientes necesarios para aderezar una tarde de inauguración apetecible: música, originalidad y mucha emoción convirtieron el acto social del BCC en un cariñoso homenaje a «todas las personas que han cocinado» el proyecto, «un sueño hecho realidad», en palabras del rector de Mondragon Unibertsitatea, Iosu Zabala.

Como si fuera el timbre que suena en los teatros antes de la función, el ruido de platos y comandas a viva voz que sonó por los altavoces pasadas las 19.30 horas dio inicio al evento y, de paso, puso orden en un patio de butacas algo alborotado por los nervios lógicos de la ocasión y también por el saludo entre el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, y la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, un gesto buscado por una nube de fotógrafos y cámaras de televisión. Fue una de las fotos del día, pero hubo muchos más momentos que seguro quedarán en el álbum de recuerdos de la presentación social del proyecto gastronómico.

En primera fila, como alumnos aventajados, esperaban el arranque de la celebración todos los cocineros que forman parte del patronato del Basque Culinary Center, además de la nueva generación de chef de Sukatalde y una buena representación de la cocina española. Pedro Morán, de Casa Gerardo, ejerció de portavoz del grupo de chefs invitados. «Este es un día para la historia de la gastronomía», dijo subido al escenario. Allí confesó su «orgullo» por la profesión que heredó de su abuelo y padre y que ahora ha contagiado también a su hijo. El proyecto, añadió, se ha construido además «en el lugar ideal, en la capital mundial de la gastronomía». A sus palabras le siguió la foto de familia, la que seguro colgarán todos en sus restaurantes. Pero eso fue el final de un acto en el que habían puesto mucho empeño los organizadores para que la parte protocolaria fuera bien digerida. Demode Quartet, un grupo vocal venido de Pamplona formado por Mikel de la Fuente, Joli Paskulena, Iker Huitzi y Mikel Espinal, puso la música, acompañados del grupo Oreka TX. Si el BCC es un proyecto de vanguardia, la celebración de ayer por la tarde no quiso desmerecer ese propósito de modernidad. Primero se proyectó un vídeo en el que Juan Mari Arzak, Martin Berasategui, Pedro Subijana, Hilario Arbelaitz, Andoni Luis Aduritz y Eneko Atxa, entre otros, repasaron los valores y los secretos de su profesión. Alegría, humildad, innovación y constancia fueron algunas de las palabras evocadas.

Karlos Arguiñano, que no pudo finalmente asistir a la jornada por un compromiso profesional con Antena 3 en Madrid, según dijo la organización, eligió la palabra alegría. «Un cocinero que no es alegre va a hacer unas lentejas tristes», dijo desde la pantalla, lo que hizo reír al auditorio. Sentados estaba una larga lista de cocineros. Entre ellos, Dani López, del Kokotxa; Edorta Lamo, de A Fuego Negro; Gorka Arzelus, de Agorregi; Gorka Txapartegi, del Alameda; Elena Arzak; Koldo Lasa; Pablo Loureiro, del Branka; Roberto Ruiz, del Frontón; Rubén Trincado, del Mirador de Ulía y muchos más.

En la fila de autoridades seguían la celebración el diputado general, el diputado de Turismo e Innovación, Jon Uriguen, junto a Joxe Mari Aizega, director del BCC, quien también pronunció un discurso. «Nadie nos avisó de que era imposible y nosotros lo hemos hecho», agradeció a todos los presentes. El rector de MU, Iosu Zabala, ejerció de maestro de ceremonias y departió con la ministra Garmendia que, al finalizar el evento en el auditorio saludó a muchos de los cocineros presentes, a quienes felicitó por el proyecto.

Reunión antes de empezar

Uno de los ‘cerebros’ del proyecto, Kepa Korta, director de la Oficina del Plan Estratégico de San Sebastián, saludaba al empezar la tarde a Tatus Fombellida, que no dudó en vestirse la chaquetilla de cocinera a pesar de haberse jubilado hace varios años. La que fuera responsable del desaparecido Panier Fleuri de Donostia recibió cariñosos saludos de sus compañeros. La directora de Turismo del Gobierno Vasco, Isabel Muela, coincidía en el momento. Había estado por la mañana en la inauguración y le había dado tiempo a pasar por Vitoria y Bilbao antes de regresar a Donostia. «El tour al País Vasco en un día», bromeaba. También ‘viajó’ hasta Miramón, el director de la Oficina de Turismo de Donostia, Manu Narváez.

Dentro de una de las salas junto al auditorio departieron antes del arranque festivo el alcalde de Donostia, Juan Karlos Izagirre; el diputado general, Martin Garitano, y algunos de los cocineros del patronato del BCC, entre ellos Arzak, Subijana y Berasategui, quienes, tras terminar el encuentro, oficializaron con una foto la adhesión de los dos responsables de Bildu con el proyecto, en contrapunto a su ausencia en el acto de la mañana presidido por los príncipes de Asturias. Izagirre se marchó del BCC antes del acto en el auditorio directamente a la primera reunión del alcalde con los vecinos del Antiguo.

La nube de fotógrafos siguió al resto hasta el patio de butacas. No se quisieron perder la celebración los arquitectos que han diseñado el edificio en forma de plato, del estudio Vaumm: Iñigo García Odiaga, Javier Ubillos, Jon Muniategi, Marta Álvarez y Tomás Valenciano. En representación de la constructora Amenabar, que ha levantado el edificio, estuvieron Ana Amenabar y Ernesto Martínez de Cabredo por la mañana, a quienes tomaron el relevo por la tarde Iñigo Irusta, Emilio Olascoaga y Diego Etxeberria. De Salto Systems, la empresa que ha instalado los controles de acceso a las instalaciones, acudió Rubén Ramos.

De Mondragon Unibertsitatea, padre de la criatura, estuvieron, además del rector, Jon Altuna, nuevo vicerrector académico, Aitor Lizartza, Agustín Olarieta, Amaia Igartua, Eugenio Astigarraga, Edurne Galindez, Idoia Peñacoba y Jose Mari Luzurraga, entre otros.

La directora del Instituto Etxepare, Ahizpea Goenaga, coincidió con Eva Salaberria, directora de la oficina de la Capitalidad Cultural 2016. Las empresas que colaboran con la universidad de la gastronomía (Fagor Group, Eroski, Azti Tecnalia, Heineken y Martiko) recibieron los aplausos del público cuando representantes de las firmas subieron al escenario.

La puesta en escena finalizó con más aplausos, antes de ‘romper filas’ para degustar el segundo plato de la celebración, un cocktail servido en las diferentes plantas del edificio a ritmo de diferentes músicas. Un dj, txalaparta, jazz y el otxote Gaztelupe acompañaron las delicias que ahora aprenderán a cocinar los primeros alumnos de esta universidad que llenarán las aulas a partir del próximo lunes.

Fuente: eldiariovasco

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.