El mejor vino orgánico del mundo

Un caldo moscatel de la bodega malagueña Jorge Ordóñez ha sido elegido el mejor vino elaborado sin productos químicos del planeta y el mejor dulce de alta gama español por la prestigiosa publicación ‘Decanter’

El mejor vino orgánico del mundo

El vino número 3 Viñas Viejas 2006 de la bodega malagueña Jorge Ordóñez es el mejor vino orgánico -elaborado sin productos químicos, pesticidas o herbicidas- del mundo. Lo dice la prestigiosa publicación británica Decanter -la más importante de Europa- después de realizar miles de catas de vinos procedentes de diversas partes del planeta. La revista hace una competición anual y en esta ocasión se presentaron 13.000 caldos de todos los tipos (tintos, blancos, dulces…) y de todos los países. Desde Australia hasta Chile, pasando por la tradicional Francia y hasta China. En el apartado de vino orgánico, quedaron finalistas dos bodegas de Chile, una de Argentina, una de Nueva Zelanda y la malagueña, que fue la que se llevó el gato al agua. Sus propietarios obtuvieron, además, una doble satisfacción ya que su vino también fue elegido como el mejor dulce de España de gama alta, correspondiente a aquellos que cuestan más de 10 libras (12 euros). Esta botella cuesta 41 euros.

Victoria Ordóñez, directora de la bodega, destacó ayer a este diario que “es una gran satisfacción y estamos muy contentos porque la competición estaba muy reñida, aunque gracias a Dios nos estamos acostumbrando a recibir premios internacionales y la sorpresa fue menor”. No es inmodestia sino la constatación de una realidad. Sus caldos tienen 99 puntos en la selección mundial de Robert Parker para la revista Wine Advocate, tienen el Cum Laude en la Guía de Oro de los Vinos de España, el primer premio Vin Art 2007, el Bacchus de Oro 2008 o la Medalla de Plata de la International Wine Challenge de Singapur 2010. El año pasado, además, fue invitada por la Universidad de Cambridge para hacer una presentación, accediendo a un selecto grupo en el que solo han entrado las mayores bodegas del mundo.

Jorge Ordóñez es malagueño aunque vive en Estados Unidos desde hace 22 años y se ha convertido en el mayor importador de vino español en el mercado norteamericano. En 1997 decidió crear sus propias bodegas en distintas denominaciones de origen españolas y quería hacer lo propio en Málaga. Finalmente se dieron las circunstancias apropiadas y en abril de 2004 viajó junto a su hermana Victoria a Austria para convencer al prestigioso enólogo Alois Kracher para que les ayudara. Se instalaron en Almáchar (en la Axarquía) por la calidad de la uva moscatel.

La bodega tiene cinco vinos: uno blanco (Botani) y cuatro dulces (Ordóñez 1, 2, 3, 4) que comercializan en una veintena de países. Producen 180.000 botellas al año (150.000 son de Botani) y destinan el 85% a la exportación, siendo EEUU su principal mercado. No obstante, también venden en Canadá, México, Perú, Argentina, Brasil, Rusia, Suecia, Dinamarca, Alemania, Austria, Suiza, Gran Bretaña, Bélgica, Polonia, Italia, Corea o Nueva Zelanda. Su gran objetivo era entrar en Asia y, tal y como explica Ordóñez, “hemos entrado este año en Hong Kong, China y Singapur”, así como en Francia, un mercado emblemático.

El moscatel vuelve a estar de moda gracias, entre otros, a esta bodega malagueña cuyos vinos están en la carta de todos los restaurantes con estrella Michelin de España y en algunos de los más importantes del mundo.

Fuente: málagahoy.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.