Una tarde entre fogones y manteles

¿Lo último? Cocinarse la cena uno mismo en un restaurante.

[foto de la noticia]

Organizar cenas en casa es una opción atractiva para pasar tiempo con los amigos y la familia en torno a una buena mesa. Pero la situación idílica adquiere tintes dantescos a la hora de recoger la cocina. ¿La solución? Poder cocinar en un espacio donde no haya que preocuparse por comprar la materia prima o quitar la mesa.

El popular dicho de yo me lo guiso, yo me lo como gana adeptos y cada vez son más los establecimientos que se unen a este concepto.

En ellos, la comodidad se conjuga con otro término: el conocimiento. ¿Cuántas veces se ha propuesto aprender a cocinar y poder sorprender con sus platos? En estos centros no sólo se puede aprovechar su infraestructura, sino preparar recetas bajo la supervisión de cocineros expertos.

Alquiler de experiencias
“Vivir una experiencia” es la apuesta de Carlos Pascal, fundador de Kitchen Club, un local madrileño donde los clientes tienen la opción de cocinar lo que posteriormente van a comer en la mesa. “Aquí el chef es un guía, no un cocinero”, explica. “La idea es que el cliente pueda sentirse orgulloso de que ha sido él quien ha preparado esos platos”.

Otra alternativa es alquilar la cocina, sin necesidad de que ningún cocinero oriente el proceso. Sólo hay que enviar la lista de la compra y meterse entre fogones. En el restaurante se encargan del resto, hasta de servírselo en la mesa. Según Pascal, el perfil de sus clientes es diverso, aunque cogen fuerza los team building para directivos, donde varios compañeros de oficina se reúnen para divertirse, cocinar y comer.

En Deslishop (Barcelona) apuestan por los talleres monográficos de cocinas del mundo. Eso sí, el final es el mismo: poder comérselo después de la clase. “Puedes aprender a preparar sushi o focaccia italiana y luego llevártelo a casa”, afirma Mónica Navarro. “La vivencia es muy satisfactoria porque puedes compartir tu creación con tu familia”.

Según Navarro el concepto triunfa entre los ejecutivos. “Les puede venir bien visitarnos al mediodía, hacer algo diferente y divertido, que puede mejorar su motivación para el resto del día”.

Y puestos en materia, qué mejor que entrar en una cocina con estrella Michelin. El restaurante El lago, en Marbella, abre sus entrañas para que sus clientes puedan cocinar algunos de los platos del menú degustación, bajo la atenta mirada del chef Diego del Río. La espera y el trabajo tiene su recompensa, en este caso en forma de una buena mesa con una cata de vinos y la degustación de sus propias creaciones. Yo me lo guiso, yo me lo como

KITCHEN CLUB l ¿Dónde? Madrid l Lo mejor: La posibilidad de alquilar el comedor y organizar una cena para los amigos. l Precio: 70-90 euros

DELISHOP l ¿Dónde? Barcelona l Lo mejor: La amplia variedad de horarios y talleres. l Precio: 50 euros aproximadamente.

EL LAGO l ¿Dónde? Marbella l Lo mejor: La opción de alojarse en el complejo Greenlife Golf, donde está el restaurante. l Precio: Unos 135 euros.

Fuente: expansión.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.